“Cada nuevo atardecer, saco mi varita mágica…”

El artista visual y fotógrafo pampeano Ezequiel Montero Swinnen inaugurará este viernes 14 su exposición individual El vértigo del horizonte. Será a las 19:00 horas en la galería de arte contemporáneo Quimera, ubicada en la calle Güemes 4474, de la ciudad de Buenos Aires. La misma contará con la curaduría del artista Ernesto Ballesteros, y de forma simultánea, Tomás Rawski presentará la intervención Ritual para que los artistas vivan de su creación, en Qubo, un espacio alternativo para proyectos site-specific realizados por artistas invitados.
Montero Swinnen, que vive, trabaja y estudia en Buenos Aires desde hace varios años, nació en Santa Rosa en diciembre de 1983 y en su obra como artista trabaja principalmente la fotografía, el video, la instalación y el dibujo. Los temas que aparecen recurrentemente en sus obras son la pausa, la suspensión, el silencio, la levedad, el magnetismo. “En esta nueva etapa, Ezequiel reflexiona acerca de la experiencia subjetiva del hombre con respecto al movimiento dentro del tiempo detenido. La exposición, que incluye fotografía y una instalación site-specific, conjuga la simpleza visual con el ingenio poético”, señaló Gabriel Bitterman, director de Quimera.
El artista pampeano expuso en museos y galerías de Nueva York, Alemania, Bélgica, España, Perú, Bolivia, Panamá, Uruguay y Argentina. Fue seleccionado por Fundación para el Arte Contemporáneo y Espacio Peisa para una beca de encuentro y clínica de obra con Liliana Porter. Participó activamente durante todo el 2013 del programa PAC (Prácticas Artísticas Contemporáneas) de la galería Gachi Prieto y fue seleccionado en el programa EPA (Espacio de Proyectos Audiovisuales) de la galería Arte x Arte. Estudió el Posgrado de Especialización en Medios y Tecnologías en Artes Visuales en el UNA (ex IUNA), y actualmente trabaja en el proceso de su tesis de posgrado: La pausa, la duración del instante (la dialéctica del tiempo entre la imagen fija y la imagen móvil). Es creador del laboratorio de experimentación para artistas visuales Hemisferio Mágico.

Querido tiempo

«Somos la materia de que están hechos los sueños» Shakespeare.
«¡Está ahí, frente a ti!» Huang Po.

Cada nuevo atardecer, saco mi varita mágica y, a la cuenta de tres, detengo la inercia de tu agitada rueda. Me divierte frenar tus mecanismos y olvidar, por un buen rato, tu hipnótico túnel. Como un ave rapaz, me desplazo de la periferia al mismísimo centro de tu círculo. Allí, queda congelado el silencio de tu llanura. Suspendido aquí y ahora, en el umbral de este instante infinito, me preparo a la posibilidad de mirarte de lejos y explorar tus puntos cardinales.

(…) Querido tiempo, soy tu hijo y soy tu padre. Me integro a vos, en sagrado equilibrio. A través del sentido de tu flecha, me puedo ver. Tengo mil ojos y una dirección clara. Tu forma es mi propio puente. Nos estamos creando, mutuamente. Pongo mis manos en tus ojos, sincronizo mi corazón con tus latidos, mis ciclos con tus frecuencias. En
esta pausa, todo se actualiza a cada instante. Te tomo y te suelto. Creo, destruyo y conservo tus formas. Reconozco el ritmo del parpadeo. Estoy dentro y fuera de ti. Soy el centro en la periferia. Detrás de ti, asoma el paisaje completo, todas las posibilidades. El mapa del pasado y del futuro y, también, de este momento que se extiende y se extiende y se extiende.

Este presente sigue siendo indestructible y se expande hasta llenarte completamente. Todo lo que es, es en la eternidad, transformándose. En el viaje interminable.

(…) Bendito silencio ondulado. La sensación de que soy yo mismo quien recorre y que tú, siempre inmóvil, siempre horizonte, estás a mi lado. La sensación de que mi propio movimiento ondulante sucede en tu escenario vertical congelado. ¡Ese es el vértigo!

Ezequiel Montero Swinnen

Compartir

Autor

Raúl Bertone