Prueba internacional de lectura: cómo le fue a la Ciudad de Buenos Aires

PIRLS se realiza con alumnos de 4º de primaria y mide la capacidad de comprensión de textos de 61 países. Los magros resultados de la primera participación de CABA. Mala nota en lectura para chicos porteños. Educación. (Preocupante resultado en una prueba de comprensión de textos).

Los alumnos porteños, con baja nota en la comprensión de textos. Tema del día. (El examen PIRLS, el más prestigioso del mundo en lectura, fue tomado a 4.436 alumnos de 4° grado de 149 escuelas públicas y privadas de la Ciudad.

El distrito quedó en el puesto 46 sobre 61 participantes. Según los resultados, a los chicos les cuesta interpretar y evaluar el contenido. Logran lo más básico, que es localizar y recuperar información explícita del texto. Y apenas la mitad consigue hacer inferencias sobre la información que recibe.

El Gobierno de la Ciudad dice que el mal resultado se dio porque tomaron procesos de lectura que acá no se enseñan a chicos de esa edad)

Desde 2001, cada cinco años, la Asociación Internacional para la Evaluación Educativa (IEA, por sus siglas inglés) presenta en sociedad los resultados de las pruebas internacionales PIRLS, un diagnóstico sobre la habilidad lectora de los alumnos de 4º de primaria. En esta ocasión, la Ciudad de Buenos Aires participó por primera vez y se posicionó por debajo de la escala aceptable.

El centro de la escala PIRLS está puesto en los 500 puntos. La Ciudad de Buenos Aires logró un puntaje promedio de 480. En una recopilación general, entre países y ciudades participantes, CABA se ubicó en el puesto 46 sobre 61.

Estadísticas

“Buenos Aires logró un poco menos de la escala internacional y tuvo un desempeño similar a Trinidad y Tobago o Azerbaiyán. Al igual que en otros países, también encontramos en Buenos Aires que los logros en lectura están fuertemente relacionados con la asistencia a la educación preescolar y la participación de los padres en las actividades de lectura temprana de sus hijos”, explicó a Infobae Dirk Hasted, director ejecutivo de la IEA.

El operativo se realizó en Capital entre el 9 y el 13 de noviembre de 2015 en 150 colegios; una muestra representativa entre gestión estatal-privada y nivel socioeconómico. 4.854 alumnos respondieron el cuestionario a partir de la lectura de textos tanto literarios como informativos. Las preguntas de multiple-choice concedían un punto y las abiertas, uno, dos o tres, según su dificultad. A los chicos porteños les fue mejor en los literarios (484 puntos) que en los informativos (475).

La prueba evalúa cuatro procesos de lectura, crecientes en su grado de dificultad: localización (encontrar la respuesta tal cual aparece en un texto), inferencias (llenar los vacíos, encontrar respuestas implícitas), interpretación e integración de ideas y análisis crítico. Como era de esperar, CABA logró mejores resultados en las dos primeras y fue deficiente en las otras dos: 483 contra 473.

“Por nuestro diseño curricular, solo los dos primeros procesos, es decir, localización e inferencias, son los que se esperaría que los chicos pudieran resolver bien en cuarto grado. No nos sorprende que no nos haya ido tan bien en las dos últimas porque se enseñan más adelante”, sostuvo a Infobae Tamara Vinacur, directora ejecutiva de la Unidad de Evaluación Integral de la Calidad y Equidad Educativa (UEICEE), a cargo de la puesta en práctica del operativo en la Ciudad.

“El principal desafío está en inferencias directas porque comparativamente tuvo resultados inferiores a localización. A los chicos les cuesta más. Hay que destinarles más tiempo para que puedan dar un paso más en la comprensión lectora”, agregó Vinacur.

La mayoría de los textos que desplegó PIRLS, con sus respectivas ilustraciones, fueron diseñados especialmente para la evaluación; una diferencia con respecto a las pruebas que se realizan en CABA que, en general, incluyen autores reconocidos. La otra diferencia, dice Vinacur, es en la concepción individual de PIRLS. No contempla la lectura en voz alta y el intercambio de ideas que se da en el aula.

Estadísiticas 2
Extracto de un cuento evaluado en PIRLS

Extracto de un cuento evaluado en PIRLS
Argentina había tenido una experiencia fallida en 2001 en PIRLS. De hecho, su participación no se registra en el informe final porque la base no llegó en tiempo y forma. En concreto, es la primera vez que forma parte de la evaluación y, por decisiones políticas, no se hizo extensiva a todo el territorio nacional.

En la región, el otro participante fue Chile, que obtuvo 494 puntos de puntaje promedio, también por debajo de la escala PIRLS aunque superior a CABA. Los resultados también se presentaron a través de niveles: avanzado (625), alto (550), intermedio (475) y bajo (400).

Estadísticas 3
Como en casi todas las 61 poblaciones analizadas, en CABA las mujeres superaron a los varones en comprensión lectora. 485 ellas y 475 ellos. “Hay mucho por investigar sobre las diferencias de género. Lo que sí se ve de manera consistente es que a las chicas les va mejor en lectura y seguramente tenga que ver con estereotipos y de estimulación diferencial en el hogar”, reflexionó Vinacur.

Estadísticas 4
En azul, las mujeres. En naranja, los varones

En azul, las mujeres. En naranja, los varones
Por su parte, el director ejecutivo de la IEA consideró: “Lo que causa exactamente las diferencias no se pueden responder con los datos de PIRLS, pero tenemos algunas diferencias en las variables de fondo asociadas a la lectura. Descubrimos también que las diferencias al leer textos literarios son mayores que en los informativos”.

A nivel mundial, Rusia (581), Singapur (576) y Hong Kong (569) lideran el rankingmientras que Marruecos (358), Egipto (330) y Sudáfrica (320) fueron los tres peores. Solo el 10% de los alumnos superó el cuestionario avanzado, el 47% contestó bien el alto, el 82% el intermedio y 96% el bajo.

Fuente: Infobae
Nota: Diario de cultura

Compartir

Autor