Puja de poderes como instancia de dilema personal

“La Casa de Bernarda Alba”, la gran obra maestra de Federico García Lorca, con adaptación y dirección de José María Muscari, se estará presentando en nuestra provincia. El próximo jueves 27 se exhibirá en nuestra ciudad, en el Cine Teatro Pico, a partir de las 21:30 horas. Las entradas numeradas se encuentran a la venta en Paradigma (calle 15 entre 14 y 16). En tanto, el viernes se presentará en el Teatro Español de Santa Rosa, y en dos funciones: a las 21:00 y 23:15 horas. Entradas en Grimoldi (Avellaneda 255).
Halagada por la crítica y ovacionada por el público, se convirtió en la obra revelación de la temporada 2013 en Buenos Aires. Luego en Mar del Plata se consagró como más premiada y distinguida de la temporada al recibir cinco premios Estrella de Mar. “La casa de Bernarda Alba” es un gran clásico de la historia del teatro y la literatura mundial, representado en todos los países y todos los idiomas, y que tuvo en la Argentina su estreno mundial en 1945. Luego hubo infinidad de versiones, siempre dentro del teatro oficial o nacional.
Actrices de lujo que mezclan el prestigio, la popularidad y sus recorridos dentro del teatro, el cine y la tv, le dan vida a los intensos personajes ideados por un autor célebre de todos los tiempos como García Lorca. Andrea Bonelli, La Poncia, máxima confidente de Bernarda; Adriana Aizemberg, la abuela loca María Josefa; Mimi Ardú, la criada con secretos muy guardados; las cinco hijas de Bernarda son: Andrea Frigerio (Angustias), Valentina Bassi (Martirio), Mariana Prommel (Magdalena), Lucrecia Blanco (Amelia), y Florencia Torrente es la menor (Adela). Y en la piel de Bernarda la gran actriz María Rosa Fugazot.

Una versión que tiene toques de Muscari, pero conserva la columna vertebral de lo escrito por García Lorca.

Es una de las obras más apasionantes de todos los tiempos, si no la más.

Una obra fuerte, que pone de manifiesto las relaciones enfermas y opresivas de una familia liderada por una déspota madre, y como el amor de un hombre en medio de un seno de mujeres puede ser el foco infeccioso que detone la gran tragedia. Lo que hace Muscari es una reescritura del texto lorquiano y, tal como corresponde a todo homenaje en el perímetro de la posmodernidad, lo que predomina es la lectura paródica, manteniendo sin embargo la estructura dramática de la obra original.
García Lorca ubicó su acción en una casa de algún “pueblo blanco” donde una madre autoritaria, sus cinco hijas, una abuela y un par de sirvientas viven en un ámbito sofocante y represivo, en el cual las hermanas disputan por el amor del joven Pepe Romano. Bernarda representa el imaginario de la España de la guerra civil donde priman la religión y la muerte. Lejos de ese contexto histórico, la puesta de Muscari sigue apelando a la puja de poderes en el seno de una sociedad, de una familia y, por qué no, como instancia de dilema personal.

Los personajes

Bernarda: Es tirana, hipócrita, déspota y blanco de casi todas las críticas de la obra. Su lenguaje es indicativo de su carácter. Bernarda es paradójica pues es la más masculina de todas a la vez que constituye una barrera entre sus hijas y los hombres.
María Josefa: Una anciana aparentemente loca cuyas palabras dicen verdades reales y poéticas. Expresa lo que ninguna de las hijas se atreve a decir: el deseo de libertad, de amor, de maternidad, etc.
Angustias: La hija mayor, nacida del matrimonio de Bernarda con su primer esposo. Se piensa casar con Pepe el Romano gracias a su dinero. Tras casi 40 años no quedan en ella pasiones ni alegrías.
Magdalena: Es la segunda hija de Bernarda y la que más quería a su difunto padre. Está convencida de que nunca se casará, y habría deseado haber nacido varón. Tanto ella como Amelia han aceptado el poder de su madre con resignación.
Amelia: La tercera hija de Bernarda posee el carácter más tímido y asustadizo de todos. Ella sigue teniendo una fe inocente en que el matrimonio debe ocurrir por amor y no por otra razón.
Martirio: Su madre frustró su boda con el joven Enrique Humanes por ser éste de una familia no pudiente. Siente resentimiento y grandes celos de su hermana menor, ya que siente impotencia al ver cómo ésta atrae a Pepe el Romano. Ha sido quebrada por la autoridad de su madre y es la hija que más sufre por la sobreprotección y falta de libertad. También es la más fea de todas las hermanas y su motivación es el miedo. Representa el personaje más complejo de todos.
Adela: Desafía la moral establecida, llegando incluso a romper el bastón de su madre, aunque le es imposible vencerla y esto la lleva a un destino trágico.
La Poncia: Sería casi de la familia de no ser por el clasismo imperante. Es la principal confidente de Bernarda pese al odio que siente por ella. Poncia cree que una mujer sin un hombre no es algo natural.
Otra criada: Es en la escala del poder la que está más abajo, pero esconde secretos familiares bien guardados sobre infidelidad, sexo y traición. Es un personaje intrigante y peligroso, reprimida bajo la vara de ser servidumbre.

Compartir

Autor