Seducción tanguera la que abraza

“Pa’ que bailen los muchachos/via’ tocarte, bandoneón/¡La vida es una milonga!/Bailen todos, compañeros,/porque el baile es un abrazo:/Bailen todos, compañeros,/que este tango lleva el paso” escribió Enrique Cadícamo en Pa’ que bailen los muchachos. Cuando General Pico era un incipiente pueblo se lo conocía como General Milonga. Las reuniones danzantes por doquier valieron para que se instalara aquí esa suerte de refugio donde el tango latía. Los años fueron transcurriendo, y el paso del tiempo produjo que esa conexión y ese encuentro no fuera tan intenso como en aquellas décadas. Igualmente supo resistir, como en diferentes puntos del país, y es así que los sonidos del tango se siguen corporizando y la danza continúa mostrando exponentes.
El próximo sábado 22 de septiembre dirá presente por cuarta vez General Milonga con la velada que se denominó La milonga de antaño en el lugar del recuerdo. Importantes parejas expondrán todo su bagaje en la pista que se armará en las instalaciones de El Viejo Galpón, entre ellas la integrada por los salteños Omar Cáceres y Vidala Barbosa, exintegrantes del Ballet Nacional cuando este era dirigido por El Chúcaro y Norma Viola. Dos referentes en la ciudad como Claudio Orso y María Eugenia Boloqui, y los santarroseños Alba Marín y Pablo Ruggieri, también integrantes del Ballet Nacional, completarán la escena que ofrecerá en el cierre la actuación de la Orquesta Típica Maracó.
Tanto Cáceres como Barbosa, y los piquenses Nuria Lazo y Federico Ibáñez, estos últimos radicados en Buenos Aires desde hace varios años, trabajando en la Universidad Nacional de Artes y en la compañía de Leonardo Cuello, con destacadas intervenciones en el Mundial de Tango, estarán brindando seminarios el mismo sábado, a partir de las 18:00 horas. La entrada tendrá un valor accesible, se anunció un importante servicio de cantina con menú fijo a precio económico y las puertas de El Viejo Galpón se abrirán a las 21:00 horas. Las reservas se reciben en el número telefónico 436686.

Compartir

Autor

Raúl Bertone