“Seguimos abriendo los horizontes”

Desandan con mucho aplomo su conocido repertorio que incluye sayas, loncomeos, milongas y zambas. Y en los últimos tiempos le sumaron otra faceta a la musical: acompañar y reflejar con imágenes lo que exponen con el canto. La formación piquense Amalaya Pampa presentó por estos días un nuevo trabajo audiovisual, versionando Ángel de luz, cuya letra y música es obra de Mario Alvarez Quiroga. Se trata del segundo videoclip con esas características que muestra la formación tras Pico de ayer, sobre el vals perteneciente a Raimond Claverie y Domingo Quinteros. Su primera vez en sociedad tuvo lugar el pasado jueves en el Cine Teatro Pico, en el marco del Festival Nacional de Cine. Grabado, mezclado y masterizado en La Hoguera Records, la captura y dirección de escenas estuvo a cargo del fotógrafo Mario Girotti.
Amalaya planteó el año pasado una gira por Buenos Aires y Córdoba, el video surgió como una necesidad de concentrar lo más fresco, y justamente era esta canción de Alvarez Quiroga. De algún modo poder tenerlo como presentación. La cuestión audiovisual era algo que nos venía picando desde hacía bastante tiempo, veníamos con algunas fantasías y proyectando a futuro. El grupo ha cumplido rápidamente con los objetivos que nos planteamos y bueno, por suerte pudimos concretarlo. El marco fue inmejorable, lo hicimos bastante rápido y fue un trabajo muy profesional”, contó Martín Hernández, integrante de Amalaya, durante la charla con El Lobo Estepario.
El grupo, integrado, además, por Juan Hernández (guitarra y voz), Pablo Díaz (voz y bombo legüero), Marcos Fassione (voz), Marco Castro (guitarra), Gustavo Adam (bajo), Ramiro Portillo Casata (batería) y Martín Gatica (percusión), cuenta con dos discos horneados en La HogueraAmalaya Pampa (2012) y Huellas (2016)-, y además del folclore, buceando últimamente por el cancionero pampeano, propone una mixtura de distintos géneros, que incluye jazz, reggae y ritmos africanos. En la grabación de la canción también participaron Emilia Branca y Virginia Fernández, ambas saxofonistas.
“Estamos muy felices con el resultado, habíamos planificado presentarlo en el Festival de Cine, teniendo en cuenta que la temática está agarrada al rescate patrimonial histórico y cultural de General Pico, de algunos espacios de la ciudad. Por eso nuestro primer acercamiento fue con el video de Pico de ayer, que narra nuestra ciudad en los años ’40, en esa ocasión buscamos imágenes en el Museo Maracó y fuimos construyendo un poco el hilo, ayudados en la edición por Damasco, un estudio de diseño gráfico de Córdoba”, destacó Hernández.
Consultado por el momento que atraviesa Amayala, y que se conjuga con esta nueva realización, señaló que “llegamos con más experiencia y con las cosas bastante más claras en ese sentido. El objetivo de este video no solo era mostrar ese espacio verde que es el vivero, legado de Juan Williamson, sino también de qué se compone la banda. Con escenas cortas y a la vez simbólicas se pudo dibujar una alternativa a lo que propone la letra de Ángel de luz, con un ritmo que está fusionado con aire de reggae sobre algo más lento. Tuvo una gran aceptación la otra noche, estamos agradecidos por la posibilidad de hacerlo, nos sentimos cuidados, respaldados y sentimos que todo lo que proyectamos, se va cumpliendo. Seguimos trabajando sobre lo nuestro, abriendo los horizontes, antes éramos una banda un poco más cerrada y ahora estamos en un momento de apertura, desde lo creativo y también desde la conexión con las personas”.

Compartir

Autor

Raúl Bertone