“Yo siento que soy una salvada por el arte”

Viviana Dal Santo ha dado pruebas contundentes de que puede navegar por diferentes estilos musicales. Lo hace con suficiencia. Y su faceta como compositora no le va en zaga. Trabajos suyos son editados y difundidos de forma permanente. Una clara muestra es el ciclo Ecos de mi voz… en el que artistas de nuestra provincia interpretan sus obras que comprenden géneros tan diversos como tangos, huellas, triunfos, zambas o músicas de lenguaje académico y contemporáneo.
“Mi oficio ha significado una salvación en cuanto a lo emocional en todas las etapas de mi vida. La música fue mi refugio constante. Y la sensación que siempre me produjo, y sigue pasando, es de la entrada a un mundo nuevo, en el que pueden pasar cosas peores a la mías, pero no son mías, por lo tanto puedo sufrirlas pero de otra manera. Y ahí me escapo y me refugio de toda realidad que no sea placentera. Y si así lo fuera, ese mundo me sirve para conocer lo desconocido: otras épocas, otros ambientes, otros paisajes, otras historias de vida” expresó la pianista y compositora santarroseña, iniciando la charla con El Lobo Estepario.
Egresada como profesora de Artes en Música (CREAr) y Técnica en Arreglos Musicales (UNL, Santa Fe), ha estudiado con diversos maestros, entre ellos José Luis Juri, Diana Lopszyc, Eva Lopszy, Raúl Del Castillo, Alicia Correas, Gabriel Senanes, Vivian Tabbush y Pedro Onetto. En 2009 recibió, en el Concurso Internacional de Haykus Musicales, una mención por su obra Dos haykus sobre textos de Bashô. Hace pocos meses editó su primer disco llamado Eco de mi voz, que concentra 12 trabajos suyos. “El proyecto más próximo es la presentación de ese trabajo, será el 2 de septiembre en el Teatro Español, con la presencia de músicos excelentes como Enzo Ludueña, Silvano Fuentes, Camilo Sánchez, Verónica Baraybar, Martín Peluffo y Juan Cruz Portillo. También habrá bailarines y alguna que otra sorpresa. Y más cercano el tiempo, el próximo sábado 18, haremos con Vero Baraybar Tangos, milongas y algo de folclore en piano a cuatro manos y a dos pianos. Será en Rey de Copas, desde las 21:30 horas”, agregó.
Dal Santo es dueña de un talento que se puede apreciar con precisión en el toque y el cuidado fraseo instrumental en cada una de las obras que ejecuta, o la sensibilidad que le gana cuando compone, donde la expresión está a flor de piel con lenguaje de compacta coherencia.

1) ¿Qué le hubiese gustado ser?
Nunca pensé en nada más que en ser música, desde los 4 o 5 años. Y, en ese sentido, lo que me hubiera gustado ser lo considero logrado. Eso me hace sentir muy feliz y privilegiada.

2) ¿Quisiera cambiar de trabajo?
Por momentos me gustaría tener mucho más tiempo disponible para componer y para llevar a cabo con más tranquilidad y dedicación mis proyectos. Pero mi trabajo como docente (en Piano, en Lenguaje Musical o en Música en general) me llena de satisfacción y no lo cambiaría.

3) ¿Un lugar para vivir en el mundo?
En primer lugar, me gusta Santa Rosa, si bien la preferiría como la que conocí en mi niñez, más tranquila y menos apurada, pero con las oportunidades que ofrece actualmente. En segundo lugar, un sitio en las sierras de Córdoba, alejado del ruido y propicio para caminar, componer y descansar.

4) ¿Qué desea para su vejez?
Para mi vejez deseo compañía de familia y de amigos, y no perder las ganas de tener proyectos en cualquier actividad que me guste. Me imagino una vejez cocinando para la familia (como hago actualmente), para la mesa grande, y componiendo todo lo que no pude durante la vida laboral por falta de tiempo.

5) ¿Qué mejoraría de su cuerpo?
Mejoraría el abdomen.

6) ¿En qué tarea no se siente inteligente?
No solo no me siento sino que no soy inteligente a la hora de sacar cuentas mentales en forma rápida, ni para coser, tejer y/o bordar; tampoco para hacer trámites.

7) ¿Cuál fue el momento más feliz de su vida?
Por suerte tuve muchos momentos de gran felicidad en mi vida. Los momentos más felices fueron el nacimiento de cada uno de mis sobrinos y cuando me comunicaron que uno de ellos había salido bien de una operación importante. También lo fue mi casamiento.

8) ¿Su primer trabajo?
Profesora particular de piano.

9) ¿Cuál es el buen cine?
No conozco mucho de cine y tengo la particularidad de olvidarme inmediatamente las películas que veo, por lo tanto siempre van a ser novedosas para mí y nunca podré hacer una crítica o un juicio de valor desde cierta distancia temporal. Pero, en general, disfruto mucho las comedias francesas.

10) ¿El último libro que leyó?
El último libro que leí es sobre música: La enseñanza de la música en las escuelas de pedagogía Waldorf, de Wolfgang Wünsch. Y el último no referido a la música fue el poemario Imágenes, de la queridísima Dora Battistón. Me gustó tanto que, de allí extraje algunos poemas y musicalicé uno, con estilo de Tango.

11) ¿El mejor libro que leyó?
Si bien puede parecer trivial la respuesta, puesto que he leído obras más importantes de la literatura argentina y universal, sido considerando los mejores Mi planta de naranja lima de Vasconcelos y Corazón de D’Amicis. Los considero así porque me dieron mucha felicidad y compañía en momentos en que era complicado ser feliz.

12) ¿Un programa de TV?
No estoy mirando TV últimamente.

13) ¿Qué músico influyó en su camino?
Aunque no lo conocí personalmente, creo que Alberto Ginastera influyó en gran medida en mi forma de componer. De hecho, varios escuchas de mis obras lo han percibido así.

14) ¿Qué hito de la historia mundial le hubiese gustado vivir personalmente?
Tal vez hubiera querido ser parte, aunque sea de lejos, de la Revolución de Mayo, o de la Declaración de la Independencia de nuestro país.

15) ¿Cuál fue la vez que más lloró?
La vez que más lloré fue a los diez años, cuando me dijeron que había muerto mi papá. Luego, años más tarde, cuando supe con certeza que la muerte era irreversible y que él no iba a volver.

16) ¿El mejor político en la historia del país?
Mencionaría a Arturo Illia y Raúl Alfonsín ya que, según lo que me cuentan y lo que he leído, han sido honestos, no se llevaron nada que no fuera suyo y murieron con la tranquilidad de haber hecho el bien para su país, aún entre las asperezas y las suciedades de la política.

17) ¿La mejor persona que haya conocido?
La mejor persona que conocí fue mi abuelo materno: una persona de oficio, con la escuela primaria incompleta por la necesidad de salir a trabajar desde niño, un luchador por su familia, un hombre recto de valores estrictos e inquebrantables, que a su vez tenía la mirada más buena del mundo. Sabía hablar con respeto con la persona más humilde y con la más culta. Era humilde, era inteligente y era cariñoso.

18) ¿Usted cree en la justicia de este país?
No. Creo que sigue estando teñida de lo peor de lo partidario y, por lo tanto, no tiene la objetividad que debería tener ni la ética con la que debería actuar. Sin embargo, no pierdo la esperanza de que algo se acomode en algún futuro, tanto en lo judicial como en lo político y social, y seamos el país que muchos de nosotros merecemos y que gente como mi abuelo merecía.

19) ¿Qué profesión u oficio nunca ejercería?
No quisiera ser un abogado que, por razones económicas, de progreso laboral, de evolución intelectual o por cualquier motivo, sea defensor de abusadores de cualquier tipo y ámbito.

20) ¿Un personaje nefasto en nuestra historia?
Lamentablemente hubo varios. Por supuesto que la figura que aparece en primer lugar en el pensamiento es Videla. Pero ningún personaje de esas características actúa en soledad. Por lo tanto, hasta el más bajo de los roles, hasta el que no ocupó cargos pero entregó listas e hizo favores me parece nefasto.

21) ¿Le preocupa la muerte?
No, no me preocupa. Sí me preocupa de qué manera llegaré hasta allí.

22) ¿El arte salva?
El arte salva de las miserias humanas, de los mundos reales tremendos que pueden rodearnos, de las tragedias individuales. Salva porque crea un mundo paralelo, irreal, virtual, imaginario, en el cual podemos entrar y salir a voluntad, escapando un ratito de realidades no siempre gratas. Yo siento que soy una salvada por el arte. Pero el arte no da de comer, y eso es prioritario. Es peligroso engañarse o dejarse engañar pensando que sólo dando la oportunidad de la música a un niño vulnerado en cualquier aspecto se lo está salvando. Porque de todas maneras necesita comer, vestirse, educarse, ser saludable y tener un entorno que lo cuide y lo respete.

23) ¿Qué opina del aborto?
Estoy de acuerdo con la despenalización en algunos casos. Si bien no pertenezco a ninguna religión y, de hecho, me declaro atea, me cuesta pensar que la vida no empieza en la concepción. No estoy de acuerdo con el antagonismo exacerbado, la violencia, la agresión, etc, que veo desde todas las posturas.

24) ¿Qué le gustaría saber del futuro?
Me gustaría saber si mi familia, amigos y yo vamos a estar bien de salud, si voy a concretar algunos proyectos que tengo…

25) ¿A quién no dejaría entrar a su casa?
No dejaría entrar en mi casa a las personas que han faltado el respeto, que han herido y que han intentado romper mi estabilidad, mi bienestar y mi felicidad. No entran en mi casa ni en mi vida.

26) ¿Donaría sus órganos?
Sí.

27) ¿Recuerda su primera maestra?
Sí. La Sra. Alicia, de primer grado. Yo me acuerdo de ella y ella de mí. Y hace poco tiempo nos encontramos en Facebook.

28) ¿Qué opina de la religión?
A mi entender y, según mi experiencia, hay gente que vive su religión y su religiosidad de manera muy feliz y muy libre. Y los admiro por eso. A otra gente, sin embargo, se la ve luchando con las ataduras y prohibiciones que genera determinada Iglesia, tratando de lograr una meta que está más allá de la vida terrenal, y de la cual no sabemos nada. Creo que a un artista, la religión practicada estrictamente lo ata, lo tapa y lo destruye como tal.

29) ¿Una película?
Un buen año, de Ridley Scott.

30) ¿Cuál es la persona que más le gustaría ver en estos momentos?
Me gustaría muchísimo ver a mi papá, charlar con él y pedirle unos consejos que estoy necesitando y que tal vez él me podría dar.

31) ¿Le molesta que fumen al lado suyo?
Sí.

32) ¿Qué sabe o recuerda de la dictadura militar?
No recuerdo, puesto que nací en el año del golpe, transité la dictadura en mi primera infancia y, por otro lado, mi familia, como otros, no sabía exactamente lo que estaba pasando. Sin embargo, los crímenes en nombre del Estado o desde el Estado realizados en forma ilegal, es decir, en cualquiera de sus maneras, y con el odio y alevosía con que se realizaron, me parecen aberrantes. Aunque no creo que la violencia física, la tortura y la muerte puedan borrar o matar ideologías, la muerte, la desaparición o la tortura de una sola persona, ya es suficiente tragedia, peor si el Estado es el autor, aún más si no es una sola persona y nos obliga a estar avisados permanentemente y controlar que no vuelva a suceder.

33) ¿Cuál es su idea de la felicidad?
Creo que la felicidad es un transcurrir con determinadas sensaciones, personas, proyectos u objetos, que queremos que estén en nuestra vida y, por supuesto, sin aquello que puede estorbar o dañar. En medio de ese transcurrir, se suceden momentos tristes, alegres, nostálgicos, ansiosos, abrumadores, etc. Pero que sabemos que son parte del proceso de ser feliz en todo nuestro presente.

34) ¿Qué es lo que más valora en sus amigos?
Valoro muchísimo su compañía y su escucha ante los momentos de gran felicidad y alegría y ante los más tristes también.

35) ¿A quién le gustaría parecerse físicamente?
No sé…Nunca lo pensé. Creo que a nadie.

36) ¿A quién le gustaría parecerse intelectualmente?
Me gustaría parecerme a quienes han escrito sobre arte, como Nietzsche, Benjamin, Eco especialmente.

37) ¿Le niega o le negó el saludo a alguien?
No, nunca se lo negué, aunque sí me lo han negado. Yo no lo haría.

38) ¿Qué le gustaría saber ante todo?
No sé si la pregunta está orientada a lo intelectual, a mi trabajo o a la vida. Voy a responder sobre la vida. Ante todo, me gustaría tener más intuición o sentido común, o no sé cómo llamarlo, de manera de darme cuenta de antemano qué personas tienen un valor importante a nivel personal y serían precisamente, y retomando una de las respuestas anteriores, las que me gustaría que estén en mi vida porque provocarían felicidad. Por lo tanto, también me gustaría saber o intuir quiénes serían perjudiciales en mi vida.

39) ¿Qué otro instrumento musical le gustaría tocar?
Me gustaría aprender a tocar el oboe.

40) ¿Su peor defecto?
Soy demasiado sensible y espero de los demás lo mismo que doy.

41) ¿Qué le gusta regalar?
No hay un objeto en especial, pero me gusta regalar algo que no se consiga en todos lados y que haya sido elegido pensando en la persona en particular.

42) ¿Qué piensa del periodismo en general?
Creo que lo que más interesa es debatir (a gritos y con violencia) y no tanto informar. Por eso creo que estamos permanentemente bastante desinformados en lo que se refiere a temas importantes, pero sabemos mucho de lo que opina cada personaje televisivo y con quién se peleó. Esto, al margen de las influencias políticas partidarias y la venta del propio trabajo al mejor postor político.

43) ¿Justificaría en algún caso la tortura y aún la muerte?
No, nunca.

44) Se incendia su casa, sólo puede llevarse una cosa, ¿cuál?
El disco rígido externo donde tengo guardados los archivos de mis obras.

45) ¿Una canción?
Canción de las simples cosas, de Armando Tejada Gómez y César Isella.

46) ¿Cuál lugar de la casa es el mejor para leer?
La cocina. Ahí pasa todo. Y uno lee pero también interactúa, si hace falta, con el resto.

47) ¿Si fuese presidente, qué es lo primero que haría?
Lo primero que haría es averiguar, de manera honesta, justa y certera, quién roba al Estado, para que cada habitante acceda a lo que merece. Para eso, yo como presidente, debería ser la primera honesta del escalafón, lo cual sería difícil, puesto que parece que ser presidente es incompatible con ser honesto.

48) ¿Si fuese Dios, qué es lo primero que haría?
Nunca me lo imaginé, pero supongo que le hago ver a la humanidad que sólo soy una idea en su cabeza. Luego suprimo las religiones en consecuencia de lo anterior.

49) ¿Cuál fue la persona que más lo ayudó?
Fueron muchas las personas que me ayudaron de diferentes maneras y en diferentes aspectos de la vida. Creo que los que más me ayudaron fueron mi mamá y mi esposo.

50) ¿Se arrepiente de algo?
Me arrepiento de haberme entregado de forma honesta, íntegra, solidaria y totalmente desinteresada para ayudar a gente que no lo merecía. Sin embargo, no me arrepiento de tener en mi vida a muchas otras personas que son fundamentales para mí, tanto en lo familiar, como en lo musical y en lo laboral. Con esta última gente me ha ido muy bien en la vida y me siento feliz por su presencia constante.

Compartir

Autor

Raúl Bertone