El tango es puro sentimiento

La Casa de La Pampa en Buenos Aires celebró un nuevo encuentro del ciclo literario Extramuros, organizado conjuntamente con la Asociación Pampeana de Escritores (APE), en esta ocasión bajo el nombre Tangos y algo más, donde Bocha Campo (poesía y voz), Jorge Sosa (guitarra), Martín Corredera (piano y acordeón) y Eduardo Olivera (poesía) propusieron un ida y vuelta con las obras Sonetangos Estrambóticos y Neotangos, de los escritores pampeanos Ricardo Nervi y Juan Carlos Bustriazo Ortiz, respectivamente.
El recitado de los textos literarios estuvo a cargo de Olivera, quién a través de la entonación y puesta en escena intentó rescatar el sentimiento plasmado por dos de los máximos exponentes de las letras pampeanas. Cada participación fue acompañada por un amplio repertorio de tangos clásicos a través de la voz de Campo y la música de Sosa y Corredera.
Campo expresó su felicidad por participar del ciclo Extramuros, señalando que “esto surgió por una idea de Cristian Accattoli. Siento una alegría y una emoción inmensa de poder estar disfrutando en Casa de La Pampa con gente de la provincia que se encuentra en Buenos Aires. Este es un ciclo en el cual estamos haciendo un homenaje a escritores pampeanos como Bustriazo, Nervi y Edgar Morisoli, pero también a músicos como Cadícamo y tantos otros”.
Por su parte, Olivera indicó que “en La Pampa hay cantantes que vienen haciendo tango desde hace mucho tiempo, como Marcela Eijo, por ejemplo. Hay mucha gente joven que se acerca cada vez más no solo al teclado sino también al bandoneón. Eso le está dando otro aire a los nuevos tiempos del tango aunque existe un tema que no es solamente de La Pampa, y que es la difusión. Falta organizar mejor los espacios para que los artistas tengan tiempo concreto de producción. Estudios donde puedan grabar, acceso a otros estudios donde puedan mejorar lo que ya grabaron. A veces los intentos que hay no alcanzan. Se necesitan más espacios e incentivar a la gente para que pueda llegar a ellos. Los músicos están”.
Corredera se refirió a su relación con el tango, contando que “desde chico en mi casa, en Colonia Barón, siempre se escuchó tango, también folclore, pero yo me crié con esa música y me hice al gusto del tango. Hoy en día en Santa Rosa creció mucho el ambiente de las milongas. Fue un cambio muy grande en muy poco tiempo y lo lleva a uno a sentirse parte del ambiente”.
El ciclo Extramuros tiene el objetivo de dar voz a los escritores pampeanos, interpelarlos y dialogar con ellos a través de sus obras. Hasta el momento se presentaron –además de Tangos y algo más– las conferencias Entre el mito y la implosión del lenguaje y Diálogo entre la tradición y lo emergente.

Compartir

Autor

Raúl Bertone