Una artista pintará 300 murales en cinco cuadras para cambiarle la cara a su barrio

Florencia Menéndez (43) intervendrá la calle 25 de Mayo, en el centro de Temperley. Fue a pedido de vecinos y comerciantes, que querían renovar la zona para llenarla de colores. El trabajo estará listo a fin de año.

Personaje ya conocido y reconocido en las calles de Lomas y Temperley por sus obras, la muralista Florencia Menéndez se metió de lleno en un nuevo proyecto que desarrollará junto al Municipio: tendrá en sus manos el embellecimiento de la calle 25 de Mayo, entre Meeks y Dorrego, en el centro de Temperley Oeste.

Florencia Menéndez
La idea surgió el año pasado a pedido de los mismos vecinos. Ellos querían darle un aire distinto al barrio: “Margarita, una vecina de esa calle, me pidió que pintara murales en las casas de los vecinos que quisieran sumarse, para darle un poco de color y alegría”, cuenta Florencia, a quien le gustó la propuesta y no dudó en aceptar. El próximo paso fue escribir el proyecto para presentarlo en la Municipalidad. A fines del año pasado recibió el visto bueno y en febrero comenzó a desplegar su arte.

El trabajo que tiene por delante es largo, pero es lo que a ella le apasiona: tiene que pintar 300 frentes de casas y comercios a lo largo de cinco cuadras y le llevará todo el año. De todas formas, es opcional participar. “Este año voy a pintarlas todas y muchas de ellas van a ser participativas. Estoy pintando mi barrio entero”, se enorgullece la artista.

Sk_I-Sroz_720x0__1
Ya comenzó a pintar sola y su arte se empieza a apreciar: terminó una farmacia icónica del barrio, una vivienda antigua y ahora está trabajando sobre el frente de un local de disfraces. “Una vecina que ve desde su ventana esa pared, me contó su preferencia por los azules, así que ahí hubo cambio de paleta”, confiesa. Dentro de poco tiempo, como es habitual para quienes la conocen, comenzará a convocar a los vecinos para que pinten con ella. Además, en esta oportunidad quiere que participen colegios de la zona en el proyecto.

Su motivación se renueva y acrecienta a medida que los vecinos le piden que pinte sus frentes. Florencia cree en la teoría de los vidrios rotos, que hace referencia a que cuando un lugar está sucio y dejado, atrae mas abandono y vandalismo. Por esa razón, se pone feliz cada vez que mejora las fachadas del barrio. “El entusiasmo generó expectativa y, de a poco, se van enterando de que todos tienen la posibilidad de pedir el mural. Así, siento en el aire que ya se está generando un clima diferente. A mi eso me empuja a seguir”, afirma.

Para decidir qué pintar en las casas, ella se pone frente a ellas y observa. Observa la arquitectura y el tamaño, la energía de quienes las habitan y los colores que la rodean. La estación del año y el tamaño de la superficie también tienen alguna influencia. Luego tiene charlas con los dueños de las casas para intercambiar ideas. Además, admite que no trabaja de manera lineal: “Busco la casa que me moviliza en el momento, la que me llama, para poder trabajar con ganas y dedicación cada fachada”.

Sk3MWBBoG_720x0__1
Desde hace más de 10 años, los distintos barrios del Lomas de Zamora tienen otro color. Ya tiene varias intervenciones en su haber, una de ellas fue el Hospital Gandulfo. Allí pintó con el apoyo de 60 integrantes de la comunidad lomense y lograron alegrarle los días a todos aquellos que se atienden, trabajan y transitan por el lugar con colores vivos. “Desde que empecé a trabajar en el Gandulfo, llamo a la comunidad para convocar a la gente para que pinte conmigo”, explica la vecina.

Además de gustarle la pintura, le interesa la parte social de lo que hace. Florencia trabaja con la técnica del mosaiquismo y eso le permite que todo aquel que quiera pintar con ella, pueda hacerlo. “Me sirve mucho cuando se acerca gente que no sabe pintar: yo les indico y hacen figuras geométricas. La suma de esos cuadrados es el mural”, comenta. Otra de sus creaciones se encuentra en el Parque Finky, donde realizó su obra a la que bautizó “Vincent”, en homenaje al pintor Van Gogh. Y también dejó su sello en el Club Temperley, donde hizo un mural en homenaje a jugadores del “Celeste”.

Fuente: Clarín
Nota: Diario de cultura

Compartir

Autor