“Es una canción para jugar, y muy didáctica”

La música nunca falla cuando se quiere despertar una emoción. Y en los niños/as esas experiencias que pueden estar fundadas en lo lúdico, o lo creativo, permiten que se conecten con las sensaciones. Sonidos emitidos por diferentes instrumentos, letras que inviten a pensar, a reflexionar, a sentirse identificados con las mismas. Perro Salvaje surgió como formación en 2012 y a lo largo de todos estos años el grupo, que mantiene la premisa de revalorizar el cancionero infantil, ha forjado encuentros con la música, el arte visual, la danza y el teatro, desarrollando principalmente en la comunidad infantil expectativas respecto de las posibilidades expresivas que ofrece cada uno de esos lenguajes artísticos, que de esa manera se constituyen en un medio de manifestación que utilizan naturalmente y en forma de juego.
El próximo sábado 22 del corriente Perro Salvaje tendrá una nueva cita con sus fieles seguidores. Y la misma adquiere connotaciones especiales. La canción El ñandú Alberto fue de las más celebradas de la última producción por lo que sus integrantes decidieron plasmarla en el primer videoclip oficial de la banda, y el mismo será presentado en sociedad a partir de las 11:00 horas en el Cine Teatro Pico, con entrada libre y gratuita. “Desde el año pasado estamos concurriendo a todos los lugares con un repertorio propio, todas las canciones son nuestras y fue así que observamos que preferiblemente El ñandú Alberto había logrado muy buena aceptación. Se trata de una canción acumulativa, que tiene su forma. Así como una chacarera contiene determinados versos, e interludios para que la pueda bailar cualquier persona, la conozca o no, este tema consiste en un texto sencillo, donde se repite, y lo interesante es que en esas repeticiones se manifiestan movimientos”, contó Ezequiel Coronel, uno de los integrantes de Perro Salvaje, en el transcurso de la charla con El Lobo Estepario.
El videoclip fue realizado durante los meses de marzo y abril, estuvo a cargo de Mariano y Adrián Barroso, “cocinándose” en el estudio Ley Primera y comprendiendo a su vez distintos sitios al aire libre, locaciones que permitieron reflejar parte de lo autóctono. “En la letra refiere a un ñandú que corría por la extensa pampa y al entrar al monte secreto se encuentra con otro animal. Allí se nombra entonces al zorro gris, al flamenco, al hornero, a la vizcacha. Tiene una intención desde la temática, que es aprender las vocales y también las diferentes especies que habitan nuestra provincia. En el desandar de la canción cada especie enseña una letra, por eso las vocales se hacen de forma corporal. Es una canción para jugar, además de muy didáctica. Realmente quedó un trabajo muy bonito y dinámico. El sábado estaremos en el teatro para presentarlo, hablaremos de la canción, la cantaremos un par de veces y se mostrará el videoclip en la gran pantalla de la sala. Se trata de una propuesta no solo para los chicos, sino para toda la familia, docentes, maestras jardineras, profesores de música. Puede ser utilizada en el aula”, agregó.
El grupo está integrado actualmente por Adrián Barroso, Verónica Zeballos, Pablo Coronel, Kela Ursino, Alexis Soto, Gisela Castillo y el citado Coronel, quien, ante la pregunta sobre el presente artístico de la formación, comentó que “lo del sábado es un momento especial que viviremos. Se acercan muchas actuaciones en la zona y también fuimos invitados para presentarnos en Necochea, en el marco de un importante festival de la canción infantil. En las últimas semanas estuvimos subiendo nuestras canciones a todas las plataformas de streaming que están dando vueltas como YouTube o Spotify, donde se puede encontrar el disco completo. Seguimos para adelante y proyectando el próximo espectáculo con temas propios, tratando así de enmarcar este camino que venimos transitando con entretenimiento, diversión y educación, siempre desde un costado pedagógico”.

Compartir

Autor

Raúl Bertone