“Una larva”

Un instante. Ese momento único captado por el objetivo. Pero nada es fruto del azar. Se necesita tiempo y paciencia. Y tenacidad, que está estrechamente relacionado con el empeño que se invierte en alcanzar los objetivos fotográficos. Ese empeño se traduce en algo fundamental como la oportunidad: cuanto mayor es la tenacidad mayores serán las oportunidades, y por lo tanto será más posible que se pueda tener un golpe de suerte. No desistir permitirá estar en el momento adecuado en el lugar adecuado.
Eso sucedió con el fotógrafo pampeano Jorge Luis Dal Bianco, quien acostumbrado a vivenciar todo tipo de situaciones propias de la fotografía de naturaleza, acaba de sumar un lauro importante a su trayectoria. Días atrás se llevó a cabo el juzgamiento del Salón Internacional número 52 organizado por la Peña Fotográfica Rosarina, una jornada intensa donde fueron evaluadas más de 2500 fotos, y Meche Dal Bianco tuvo el honor de ser premiado con la Medalla de Oro FIAP como mejor foto en la sección Naturaleza, una de las cuatro que conforman el Salón junto a Monocromo, Color y Travel. Así, Una larva obtuvo la mayor distinción entre las 31 fotos premiadas en dicha categoría.
“Aunque definitivamente todo termina en un clic y un pequeño tiempo de procesado en la computadora, una foto nace mucho antes. Particularmente esta, después de meses donde uno recorre las rutas y las lagunas viendo si las aves están presentes, calculando la época de postura y finalmente constatando de que los pichones hayan nacido. Todo esto lleva un tiempo previo de mucha observación y kilómetros. El día de intentarlo llega, y uno espera que la suerte lo acompañe, en este tipo de fotografía necesitamos sumar la suerte a todo el trabajo y dedicación que uno pueda poner. La suerte es la reina madre sobre las variables que necesitamos se den y no podemos manejar”, contó Dal Bianco, entrevistado por El Lobo Estepario.
Hacia el año 1950 existía el Foto Club Rosario, entidad que jugó un rol muy importante en la evolución de la fotografía argentina. En los últimos días de junio se fundó la Peña Fotográfica Rosarina y apenas cuatro meses después, un 7 de octubre, y en un gesto audaz, se inauguró el 1° Salón Internacional de la Peña en el Museo Municipal de Bellas Artes Juan B.Castagnino. En la actualidad cuenta con el apoyo de Espacio Santafesino del Ministerio de Innovación y Cultura, y el patrocinio de PSA (Photographic Society of América), FIAP (Federation Internationale de L’art Photographique) y de la FAF (Federación Argentina de Fotografía).
“Esta foto la presenté por primera vez este año dentro del circuito FAF, en el Salón del grupo fotográfico Parque, logrando el primer premio en Naturaleza. Posteriormente hizo lo mismo en el 52° Salón de la Peña Fotográfica Rosarina, logrando la Medalla de Oro. Haber alcanzado este premio entre fotógrafos de tantas nacionalidades, quienes con sus fotos involucran animales o escenas de muchos lugares del mundo, demuestra que esa foto que siempre buscamos muchas veces no está tan lejos. Se necesita que estemos atentos, dedicarle el mayor de nuestro tiempo y una actitud positiva, disfrutando por sobre todas las cosas de la naturaleza que es el premio más grande que podemos tener a los que nos gusta tanto esto”, destacó el fotógrafo nacido en la ciudad de Santa Rosa.
Al preguntársele específicamente por Una larva, la obra ganadora, Dal Bianco respondió que “salió de una jornada de dos días en una laguna pampeana, más de 3000 fotos tiene esta serie, y muy pocas logran ser diferentes y reunir todos los elementos que la llevarían a ser una buena foto. Pero cuando sale, realmente uno se da cuenta que valen la pena todos los esfuerzos realizados. Estar en el lugar y el momento justo es el gran desafío, los animales no posan voluntariamente, no desarrollan determinadas actividades a pedido, no podemos pedirle donde hacerlo tampoco, por lo que encontrar a los actores es el primer desafío, y poder acercarnos lo suficiente es el segundo. Que sucedan acciones como la de alimentación de esta foto. Hay que esperarlas, que el ángulo de la acción sea el correcto, que el entorno sea agradable, fondo u otro elemento que reste a la composición, y por si fuera poco, en un horario determinado donde la luz solar sea la adecuada y nos genere una correcta exposición y un cálido ambiente”.

Compartir

Autor

Raúl Bertone