“Hacer una obra es de alguna manera investigar”

Un cableado de estímulos como conexión indispensable. La escultura es como el desarrollo de un ritual pagano. A la chispa encendida en un momento de inspiración, el lenguaje propio del artista. La técnica diferente. Y mucha paciencia. Eso que lanzó cierta vez Rodin: “Uno debe trabajar, nada más que trabajar, y debe tener paciencia”. María Gabriela López no deja por estos días de alimentar el corazón del proceso de creación. La construcción ante sus ojos, cuando las caras se animan, los cuerpos toman posición, los gestos aislados antes de mimetizarse con la obra definitiva. Una eflorescencia de la imaginación que explora, piensa, sondea, experimenta…López tiene ensueños de obrero en sus espacios, con la exigencia inherente de manifestar.
“Para mí, dedicarse al arte es en sí mismo un acto de valentía, de fe. Hacer una obra es de alguna manera investigar, no sólo el material, lo tangible, sino más bien lo que subyace en la obra. Toda investigación, toda búsqueda nos acerca a lo desconocido y es ahí donde entra en juego la valentía de cada uno. No sabemos bien lo que va a salir al comenzar y en el mejor de los casos, si eso saliera conforme a lo deseado, no sabemos qué va a suceder afuera. Una vez salido de nuestro interior con aquel objeto-idea-emoción”, señaló Gabriela, instalada en Pietrasanta, una localidad en la costa norte de Toscana, en Italia, en la provincia de Lucca, que por su cercanía con las canteras de mármol de Carrara se transformó en centro de febril actividad artística. Durante todo el mes de enero asistirá a un taller para aprender talla en mármol.
Así, trabajando con las manos, pero también con energías imaginarias, López quiere seguir intensificando esa convivencia con los materiales que le permita sumar alternativas y variantes a esa obra pensada y bosquejada. Cerámica, madera de caldén, alpaca, vidrio, hierro, piedra. Todos ellos fueron, son, parte vital de ese acto. Ahora la artista piquense comenzó también a trabajar, que en la experiencia escultórica tiene el mismo significado que lidiar, o negociar, con el mármol.
“Hacer una escultura es amar las horas que paso haciéndola, eso es para mí la felicidad. El amor al presente, el respeto al presente. Cuidar las horas de mi día como un tesoro. Una de las sorpresas más lindas de este trabajo que comencé a desarrollar hace muy poco fue descubrir en artistas que admiro una generosidad infinita, una gran calidez, mucho amparo. Mis proyectos tienen que ver con eso, con los otros, aprender de otros, exponer con otros, mezclarme con otros y salir modificada, fortalecida, más rica”, concluyó López, en la entrevista con El Lobo Estepario.

1) ¿Qué le hubiese gustado ser?
Me gustan muchas cosas. Me gusta la historia, la geografía. Me gustan las ciencias sociales, el dibujo, el diseño. Tal vez hubiese sido diseñadora, profesora, guía en algún lugar, maestra, lo que soy.

2) ¿Quisiera cambiar de trabajo?
Nada muy importante cambiaría, me gustan mis trabajos. Tengo más de un trabajo y se complementan. Cuando estoy en la escuela me obligo a convivir con mucha gente, cuando lo hago en el taller me obligo a convivir conmigo. Eso es bueno. Se llevan bien mis dos trabajos.

3) ¿Un lugar para vivir en el mundo?
Me gustan muchos lugares. Me gustan los pueblos con playa, con montaña, y también me gustan las llanuras enormes como la nuestra. No viviría seguro en una ciudad grande. Pero mientras mis hijos sean pequeños el mejor lugar para vivir es cerca de mi familia.

4) ¿Qué desea para su vejez?
Entusiasmo.

5) ¿Qué mejoraría de su cuerpo?
Supongo que eso es algo que pensaba cuando era más joven, seguramente hasta hace algunos años tenía una lista de cosas a mejorar, o no, no lo recuerdo. La verdad que mi trabajo es muy corporal, no me preocupa mejorarlo. Sí me preocupa que me acompañe por mucho tiempo, que aguante el ritmo que le imponen las ganas.

6) ¿En qué tarea no se siente inteligente?
Más que poco inteligente yo diría poco motivada. Creo que la inteligencia está directamente relacionada al interés, que si algo te interesa mucho se despierta la voluntad y esta te hace aprender lo que sea. Yo soy muy inútil en todo lo que tenga que ver con la tecnología, en las tareas del hogar, en la decoración. Soy desprolija y poco detallista. Soy incapaz de hacer trámites burocráticos, soy lenta con el papeleo, impuntual con eso. Soy mala sacando fotos. Bueno, la lista es interminable. En general siento que soy lenta para aprender aun lo que me interesa mucho. Soy lenta pero muy tenaz.

7) ¿Cuál fue el momento más feliz de su vida?
Sin dudarlo digo el nacimiento de mis hijos, y no lo digo porque es lo correcto. Me impactó lo mágico que fue recibirlos. Pero además de eso, soy muy feliz en general, por instantes tengo grandes alegrías, efímeras pero enormes. Pequeñas conquistas personales, diminutos descubrimientos del trabajo. Instalarme en casa, habitar el taller, algún descubrimiento en un viaje, muchas cosas me hacen feliz. Creo que descubrir me hace feliz.

8) ¿Su primer trabajo?
Antes de recibirme, junto con otras compañeras y una docente formamos un grupo para dedicarnos a hacer esculturas en espacios públicos. Los trabajos que nos encargaron fueron grandes y nos llevaron un par de años. Fue muy especial porque debimos buscar una forma de trabajar, no era un trabajo que ya existía al que nosotras nos incorporábamos, hubo que encontrar la manera de ensamblarnos para que el equipo funcionara. Aun hoy, después de 20 años, nos volvemos a juntar cuando el trabajo lo amerita y la cosa parece funcionar.

9) ¿Cuál es el buen cine?
El que me transporta.

10) ¿El último libro que leyó?
El cazador de historias, de Eduardo Galeano.

11) ¿El mejor libro que leyó?
Casi todos los de Julio Cortázar.

12) ¿Un programa de T.V?
No miro televisión. Me dura muy poco el entusiasmo. Me gusta el humor de Capusotto pero lo aguanto un ratito.

13) ¿Qué tipo de música escucha habitualmente?
Me gusta música muy variada. Escucho un poco de todo. Si tengo que elegir me inclino por la música nacional, y entonces aparecen Mercedes Sosa, Juan Quintero, el Flaco Spinetta.

14) ¿Qué hito de la historia mundial le hubiese gustado vivir personalmente?
Un acontecimiento histórico en nuestro país como fue el primer voto femenino. Me hubiese gustado vivir ese momento, escuchar las conversaciones de mujeres y de hombres.

15) ¿Cuál fue la vez que más lloró?
¿Lo cuento y lloramos todos?

16) ¿El mejor político en la historia del país?
No creo en verdades absolutas. Creo que hace años que nadie piensa un país a largo plazo.

17) ¿La mejor persona que haya conocido?
Estoy rodeada de personas valerosas. La más noble, de mejor corazón, a la que solo le he visto hacer bien, es mi abuelo.

18) ¿Usted cree en la justicia de este país?
Hablar de justicia sería hablar de igualdad, de igualdad de oportunidades principalmente. Este es un país cada vez más desigual y eso vuelve a la justicia verdadera una utopía. Podemos hacer cumplir las leyes a lo sumo, pero eso no es justicia.

19) ¿Qué profesión u oficio nunca ejercería?
No sería política, policía, contadora ni chofer.

20) ¿Un personaje nefasto en nuestra historia?
No tengo uno preferido. Los represores en general. Los que fueron capaces de robar hijos y criarlos como propios.

21) ¿Le preocupa la muerte?
No.

22) ¿El arte salva?
Pienso que el arte humaniza. No sé si todos son capaces de sentirlo, pero creo que el arte es capaz de tocar lugares que ni sabemos que existen en nosotros. Yo he salido llorando de alguna obra y me ha dolido más que el noticiero. Es posible que el arte despierte y que estar despierto te salve.

23) ¿Qué opina del aborto?
No creo que el aborto sea un tema en general. No me gusta opinar. Antes de hablar de aborto deberíamos hablar de justicia, de igualdad de oportunidades y de libertad de conciencias.

24) ¿Qué le gustaría saber del futuro?
Absolutamente nada.

25) ¿A quién no dejaría entrar a su casa?
Si fuera por mí a casi nadie. Me gusta estar sola o con muy poca gente.

26) ¿Donaría sus órganos?
Sí.

27) ¿Recuerda su primera maestra?
No, ni un poco.

28) ¿Qué opina de la religión?
Considero que los valores que imparten las doctrinas religiosas que he conocido son buenos, ellos apuntan a una virtud y todos queremos ser virtuosos. Buscar el bien es bueno. No creo que sea necesario pertenecer a una religión para buscar el bien, pero respeto profundamente a quien lo hace. Para mí todo lo que nos incentiva a ser mejor es bienvenido, venga de la religión o no.

29) ¿Una película?
La lección de piano, de Jane Campion.

30) ¿Cuál es la persona que más le gustaría ver en estos momentos?
Una profesora-amiga-consejera que ya no tengo.

31) ¿Le molesta que fumen al lado suyo?
No.

32) ¿Qué sabe o recuerda de la dictadura militar?
Muy poco y no recuerdo nada. De las cosas que sé, lo que más me conmueve es la búsqueda de las madres y abuelas. Se me eriza la piel de solo pensar que los asesinos de tus hijos se quedaron con tus nietos.

33) ¿Cuál es su idea de la felicidad?
Es feliz quien desea frenar el tiempo, no el tiempo como una idea abstracta. Quien logra tener ganas de que una hora se estire para disfrutarla. Yo tengo varias horas que amo, las que paso en el taller, las que comparto con los que quiero. Esa es la felicidad para mí, desear que una tarde en el taller no termine nunca, una a cena con amigas o un paseo con mis hijos.

34) ¿Qué es lo que más valora en sus amigos?
La coherencia, la coherencia con ellos mismos, que vivan lo más parecido posible a lo que desean.

35) ¿A quién le gustaría parecerse físicamente?
A nadie.

36) ¿A quién le gustaría parecerse intelectualmente?
Supongo que a nadie.

37) ¿Le niega o le negó el saludo a alguien?
No sé si es negarle el saludo, suelo evitar a las personas. No soy muy conversadora y soy un desastre para mantener conversaciones que no me interesan. Pero negarle el saludo porque me ofendió no, eso no. Si alguien consigue ofenderme es o bien porque algo de razón tiene o bien porque me interesa.

38) ¿Qué le gustaría saber ante todo?
Nada.

39) ¿Qué artista influyó en su carrera?
Supongo que todos de una u otra forma. No considero lo que yo he hecho hasta ahora una carrera, estoy trabajando y soy muy curiosa. Me gusta la escultura figurativa, es lo que más miro.

40) ¿Su peor defecto?
Soy ansiosa.

41) ¿Qué le gusta regalar?
De todo.

42) ¿Qué piensa del periodismo en general?
Que opinan más de lo que preguntan.

43) ¿Justificaría en algún caso la tortura y aún la muerte?
No.

44) Se incendia su casa, sólo puede llevarse una cosa, ¿cuál?
La memoria externa. Tengo muchísimas fotos que apuntalan mis recuerdos.

45) ¿Una canción?
Ojos color sol, de Calle 13.

46) ¿Cuál lugar de la casa es el mejor para leer?
El comedor.

47) ¿Si fuese presidente, qué es lo primero que haría?
Renunciar.

48) ¿Si fuese Dios, qué es lo primero que haría?
No sé.

49) ¿Cuál fue la persona que más lo ayudó?
Depende los momentos. Me ayudó mucha gente. Mi familia fueron los primeros. Una profesora, mis amigas, escultores a los que admiro.

50) ¿Se arrepiente de algo?
De muchas cosas. De haberme dejado ganar por el desgano, haberme alejado de mi trabajo, de lo que me gustaba. En general me arrepiento de lo que no hice, no de lo que hice.

Compartir

Autor

Raúl Bertone