«Uno de mis principales objetivos es darle cierto significado a cada foto»

La baronense Luciana Weckesser Corredera es una adolescente que ha encontrado en la fotografía, la posibilidad de generar su propio mundo de sensaciones. Algo que sucede en muchas personas jóvenes que, impulsadas en un comienzo por la curiosidad, se sienten fuertemente atraídas por alguna de las variantes que ofrece el vasto lenguaje de la expresión. «Mi primer vínculo con la fotografía fue hace unos tres años y medio. Me había comenzado a llamar la atención todo lo que tenía que ver con ese mundo, además cambió mi perspectiva de lo que nos rodea, ya sean objetos, lugares, animales, flora silvestre o cualquier cosa que se encuentre en la naturaleza, los paisajes y hasta las personas», contó en el inicio de la charla con El Lobo Estepario.

Luciana tiene 15 años y es alumna del Instituto baronense José Hernández. Envuelta por el entusiasmo generado a partir de su afición por capturar imágenes, semanas atrás intervino en el octavo Concurso fotográfico digital denominado Momentos en tiempos de pandemia, convocado por la Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social (DAFAS), logrando el tercer premio en la categoría de 12 a 18 años. «Cuando empecé compartir lo que hacía con mi familia, inesperadamente mi hermano Sebastián me obsequió una cámara Kodak con la que comencé a captar el escenario que en mi mente veía e imaginaba, y cada mínimo que observaba de un determinado objeto, lo retrataba. A medida que pasó el tiempo aprendí más, y a darme cuenta de ciertos errores que me ayudaron a progresar. En 2019 tuve la oportunidad de participar en un concurso y lo hice con una cámara semiprofesional que me facilitaron. Así aprendí muchas más técnicas. Logré esa vez un tercer puesto, algo que me motivó a seguir, y así fue como intervine en otro certamen, donde también resulté premiada», agregó.

«Encendiendo un sueño»

La fotografía con la que participó la llamó Encendiendo un sueño, y en la misma aparece su hermano Sebastián haciendo «jueguito» con una pelota de fútbol. «Es la silueta de una persona en la puesta de sol, dominando una pelota con el pie. Fue tomada en una zona rural en las afueras de Colonia Barón y la idea surgió a raíz de otra foto que quise hacer y no me salió como esperaba; era similar solo que cambiaba el escenario de un atardecer al de una noche estrellada. Entonces la foto de la silueta en el atardecer fue el plan B. La fotografía me genera muchas sensaciones lindas, y una de ellas es que me produce paz interna; si no es uno de mis mejores días, salgo a caminar por las afueras del pueblo con mi cámara, y eso lo cambia todo. Me relaja bastante. Lo mismo me pasa a la hora de editar las imágenes, ambiento mi lugar con música y luces suaves, genero un ambiente de tranquilidad».

Decidida a encarar el camino de la experimentación, es consciente que el mismo será largo, cargado de constante aprendizaje, y con la lógica aparición de nuevos símbolos sensoriales. El concepto fotográfico engloba la idea que sostiene la imagen y lo sustenta el mensaje que expresa. En ese sentido, Luciana aseguró finalmente que «uno de mis principales objetivos con la fotografía es lograr plasmar todo aquello que no se aprecia a simple vista, darle cierto significado a cada foto y capturar el momento justo de un suceso; que la persona que la mire sepa apreciar y entender lo que yo quise transmitir, y a su vez que se comprenda que tomar una buena foto no es apretar el gatillo y listo. Algo muy bueno en la previa de cualquier imagen es que siempre habrá una historia para contar, o simplemente relatar lo que se cruzó por mi cabeza cuando la tomé».

«Girasol».
«Mish».
«La tipa me estaba junando»
«Libertad».
Compartir

Autor

Raúl Bertone