Viaje al fin de la noche

Ferdinand Céline: Voyage au bout de la nuit, o Viaje al fin de la noche, publicada originalmente en 1932, es una de las más grandes novelas del siglo XX, es única en tanto obra de arte revolucionaria, y ejerció una profunda influencia en autores tan dispares como Samuel Beckett y William S. Burroughs, Jean Genet y Günter Grass. Podría decirse incluso que sin Céline no hubiera habido Henry Miller, ni Jack Kerouac, ni Charles Bukowski, ni poetas beat.

Viaje al fin de la noche:

“El amor es el infinito al alcance de los perros”.

“La mayoría de la gente no muere hasta el último momento; otros empiezan veinte años antes y a veces más. Son los desgraciados de la tierra.”

“Quien habla del porvenir es un tunante, lo que cuenta es el presente. Invocar la posteridad es hacer un discurso a los gusanos.”

“La gran derrota en todo es olvidar, y sobre todo olvidar lo que te ha matado, y morir sin comprender nunca hasta qué punto son hijos de putas los hombres. Cuando estamos al borde del hoyo, no habrá que hacerse el listo, pero tampoco olvidar, habrá que contar todo sin cambiar una palabra, todas las cabronadas más increíbles que hayamos visto en los hombres y después cerrar la boca y bajar. Es trabajo de sobra para toda una vida.”

Compartir

Autor