«Violeta nos invita a la coherencia, a la honestidad y a la integridad como artista y como persona»

Por allí anda Sylvia Zabzuk, con sus frescos impulsos, con sus ganas de ir más allá. La misionera radicada desde hace muchos años en nuestra provincia es una cantora decidida, es fruto de las tantas semillas desperdigadas del compromiso heroico que significa ser autor e intérprete al mismo tiempo. Ella sabe muy bien que emprender ese viaje, que insume lógicos riesgos, constituye un acto heroico desde lo artístico.

El 4 de octubre es una fecha que está fuertemente ligada a la vida de dos mujeres que son referentes ineludibles de la poesía y la música de esta parte del mundo. En 1917 nacía en San Carlos, Región de Ñuble, Chile, Violeta del Carmen Parra Sandoval; en 2009 fallecía en Buenos Aires la tucumana Mercedes Sosa. El aire musical de Zabzuk siempre estuvo impregnado de esas voces, de esos decires, de esos sentires. Y no existe momento que no aparezcan en su escena, en su repertorio. O en su corazón.

Celebrando a Violeta y Mercedes es un homenaje que realizarán distintas cantoras y autoras de la música nuestra el próximo domingo 18 de octubre, obviamente a través de lo virtual producto de la pandemia que sufre casi todo el planeta. Zabzuk será una de ellas junto a Analía Garcetti, Teresa Parodi, Cecilia Todd, Katya Teixeira y Cecilia Concha Laborde. La transmisión arrancará a las 20:00 horas y se podrá seguir a través de Instagram (ruta.vamosandando) y Facebook (Vamos AnDando). Ese mismo día se estará cumpliendo un año del estallido social en Chile.

«Mercedes nos dejó su canción que fue luz para todos los pueblos de América. Fue una de las intérpretes más grandes del continente. En cuanto a Violeta, el legado que personalmente me ha dejado, y creo que a todas las artistas mujeres principalmente, es esa coherencia enorme que ella supo tener, esa sensibilidad para estar en el sentir más humano del amor, de la vida y la muerte. Poder ver con claridad la realidad gracias a esa inteligencia y poder desarrollar esa mirada con tanta creatividad a través de sus canciones», expresó Zabzuk, durante una charla con El Lobo Estepario

«Mi participación será con una canción que hice hace unos diez años y se llama Violeta en flor, acompañado por un video editado por Mari Giménez, una joven artista. Todo nació después de ver Violeta se va a los cielos, una película que me conmocionó mucho. Si bien conocía y admiraba su obra, y por supuesto había cantado canciones emblemáticas como Gracias a la vida o Volver a los 17, en ese film vi a la Violeta humana, dolida de amor, en ese azaroso camino artístico. Si en este tiempo es tan difícil hacernos un  lugar y hacernos escuchar ante un merchandising que siempre apunta a la música más fácil de oír, a la música que se vende más rápido porque no te hace pensar, carente totalmente de contenidos, lo que habrá sido para ella como mujer en los años 40 y 50, atravesar y crecer en ese camino como artista», agregó Zabzuk.

El camino siempre armado junto a su guitarra, desgranando melodías y canciones. Recorriendo el camino de la vida, comprometiéndose con su entorno, volcando el propio sentir, reafirmando sueños, ideales y compromiso social. Zabzuk ha sido parte del colectivo MujerTrova, enalteciendo la canción. «Violeta supo denunciar a la Iglesia, al poder, a través de su poesía tan creativa y corajuda. Hoy estamos acostumbrados a que protestemos, denunciamos con mucha facilidad cualquier cosa que nos moleste, pero en ese tiempo denunciar al Estado, a la Iglesia y al patriarcado, bueno, ¡mamita querida!, debe haber sido muy duro. Por eso ella es tan grande, por eso su canto, como el de Víctor Jara, ha logrado que llegue lejos. Tan intensa y concreta su entrega, tan de una sola pieza. A eso me interpelan Violeta y Mercedes, que si bien no fue autora, fue la intérprete que cargó y llevó la canción latinoamericana por todo el mundo».

Violeta Parra sirvió como ejemplo de lucha y libertad para las mujeres del continente que no tenían tantas libertades y oportunidades. Violeta fue un respiro y un empuje para aquellas que se sentían reprimidas por una sociedad que no tomaba en cuenta el pensamiento femenino. «Me siento particularmente ligada a Violeta por la audacia y la creatividad de sus composiciones, solo iba con su guitarra y su voz, y en eso me siento muy identificada. Yo llevo mi canto así. Violeta nos invita a la coherencia, a la honestidad y a la integridad como artista y como persona. Días atrás intervine en video realizado con otras colegas cantoras como Chiqui Ledesma, Cecilia Gauna, Paula Ferré, Carla Giannini, Verónica Parodi, Analía Garcetti, homenajeando a Violeta desde Santiago, a través de la Fundación. Si hay algo que nos trae este tiempo de pandemia es acercarnos profundamente como seres humanos, estamos todos en la misma línea, esta situación nos pone en una transversalidad como para darnos cuenta de que la deconstrucción y la reconstrucción de este mundo depende de cada uno de nosotros, de la entrega desde su lugar. Es maravilloso que en este tiempo los artistas estemos como en un hormiguero en las redes, entregando canciones, hablando entre nosotros. Se armó una red virtual que da cuenta de la salud del arte a pesar de lo difícil de atravesar este tránsito actual», concluyó Zabzuk.

Compartir

Autor

Raúl Bertone