Voces y danza dando rienda suelta a un mismo fervor

Guillermina Gavazza.

Guillermina Gavazza.

Una sucesión de los más aclamados tangos transformó el escenario en una incesante expresión de energía y emoción desde la época dorada hasta la moderna vertiginosidad del 2×4. Así, el canto adquirió una particular presencia con voces audaces, sensibles. Y con el mismo fuego, se sucedieron temas instrumentales, repletos de belleza melódica, con acentos enfáticos que no desdeñaron elasticidades entre los instrumentos.
La edición número trece del ciclo Concertango se presentó el sábado en el Auditorio de MEDANO, y ante un público ávido de calidad, lo ofrecido por cada uno de los artistas estuvo acompañado por una pátina de verdadero profesionalismo. El dúo “Somos Tango” (con María José Carrizo), Guillermina Gavazza, Antonela Alfonso y la pareja de baile conformada por Marina González y Pedro Soria lograron concretar una fascinante puesta en escena que merecía, largamente, una mayor respuesta de la gente.

"Tachi" Gaich.

“Tachi” Gaich.

Alfonso fue la primera en irrumpir sobre el escenario, acompañada por el guitarrista Julio Ortíz, y los bailarines González y Soria. Luego fue el momento de Gavazza, interpretando El último café junto a Tachi Gaich, para continuar con los restantes integrantes de su formación (Hernán Basso en bajo y Gustavo Rodríguez en percusión). “Somos Tango” ofreció un variado repertorio con la voz de Carrizo; Rubén Gaich (piano) y Alberto “Toti” Mansilla (bandoneón), dos músicos que muestran una amplia trayectoria en la escena provincial, expusieron además su virtuosismo en diferentes interpretaciones instrumentales de nuestra música ciudadana, como El choclo, Gallo ciego, Danzarín, Desde el alma o La trampera. En el cierre se dejó escuchar Malevaje, con la pareja de baile traduciendo los acordes en sensuales movimientos que transportaron al tiempo más sublime de las milongas del novecientos.

Marina González y Pedro Soria.

Marina González y Pedro Soria.

La música y la danza transitó de esa manera el espectáculo, un sello de Concertango a lo largo de todas sus ediciones, vibrando con suma intensidad en el selecto repertorio, recreando cada sintonía como una postal de una época, de un estilo, de un recuerdo. Tres de las voces femeninas más reconocidas de la provincia en cuanto a tango se refiere, y los virtuosos ejecutantes de cada instrumento convocados en esta ocasión, cada uno, a su manera, hizo de las suyas para meter la música en los repliegues de quienes tienen sensibilidad musical, cualidad que no se aprende ni se puede fingir con éxito. El hombre está constituido como la genuina y primordial caja de resonancia del sonido, y la música ha sido, es y será otro tanto, en la proporción que esa caja resonante humana se predisponga del todo, interiormente, a sentir y vivir la música.

María José Carrizo.

María José Carrizo.

"Toti" Mansilla.

“Toti” Mansilla.

Compartir

Autor