«Me parece fundamental que sepamos estar con nosotros mismos»

«Antes de responder quiero pedir disculpas si todo lo que expongo acá parece sacado de un libro de autoayuda, pero realmente lo digo con el corazón, porque son herramientas que amo, que me sirvieron mucho. Yo transito un momento de mucha felicidad personal porque dedico mi tiempo a algo que me tiene fascinado: el diseño del material didáctico para un Programa Internacional de Formación Docente en Acuarela. Es el sueño de mi vida y es un proyecto gigante en el que ya mucha gente está trabajando en distintos países, con el que confío que la comunidad de acuarelistas vamos a cambiar el mundo y revolucionar el sistema educativo. Ya se presentó en Dubai y en mayo se presenta en un festival online en Italia. Pero respecto de tus preguntas prefiero plantearte esto: cuando leo a los pensadores que admiro no me interesa su biografía sino su manera de ver el mundo, y por eso quiero evitar responderte con anécdotas personales, como la muerte reciente de un perro que amé profundamente, o las páginas que diseñé mostrando las acuarelas de cada uno de los alumnos de la escuela; porque sé que eso no es lo importante. Prefiero, como te dije, hablar de las herramientas en las que creo:

– Me parece fundamental que sepamos estar con nosotros mismos. Que si hasta ahora no habíamos hecho foco en el autoconocimiento, podamos darle prioridad ahora. Comprender qué importante es escucharse y ser sincero con uno mismo. Por ejemplo, con la vocación. Meditar, o cualquier ejercicio de respiración serio son instrumentos excelentes. Yoga, Tai-chi, cocinar o bailar o practicar cualquier arte también. Y adoptar doctrinas de vida que nos den valores nuevos, como la ‘Ley del menor esfuerzo’ de oriente que paso a resumir.

– Si aprendo a vincularme sin hacer juicios del otro, sin echar culpas o reproches y sobre todo sin querer imponer mi punto de vista, voy a  ahorrar una energía enorme. Eso es exactamente dejar de actuar desde la carencia. Y voy a poder usar esa energía para todo lo demás. Porque la abundancia no es tener mucho, sino dar porque me desborda.

– Creo que el bombardeo de afuera es abrumador, y hay que silenciarlo deliberadamente. el consumo excesivo de noticias y el abuso del celular son comportamientos adictivos y hay que darles la seriedad que merecen. En lugar de pretender que nuestro bienestar sea provisto por otros, necesito comprender que depende de mi esfuerzo lúcido por buscar el equilibrio.

– El miedo, la ansiedad, la culpa, el abuso y el egoísmo son lugares equivocados para habitar. Pero esto que digo podría resultar abstracto, así que cito un modelo de lo que pasó en estos días singulares: por ejemplo, el video viralizado en que un policía grita a dos adolescentes por haber desobedecido la cuarentena fue celebrado por una masa crítica de espectadores, y creo que si hacemos una lectura más profunda, aunque el contenido sea correcto la forma fue abusiva. Esto no es un hecho menor, porque promueve la pérdida del Estado de Derecho. El momento histórico en que vivimos nos exige ser realmente cuidadosos en las formas. El abuso es deplorable en todas sus manifestaciones. En TODAS.

– Para mí, un buen rector o guía cuando no sé cómo obrar es el esfuerzo. Cuando elijo el esfuerzo por sobre la comodidad estoy evolucionando, superando con creatividad lo que me pasa, y creo que ahí hay una clave.

– Y otras dos llaves realmente potentes son la gratitud y la generosidad. Dar de verdad. Si esto necesita explicación, el ejemplo es el del docente generoso, porque cuanto más dá, más se enriquece en la devolución de sus alumnos. Esa es la prueba de que eso que llamamos fastuosamente ‘karma’, existe y es lo más normal del mundo.

– Me preguntaste sobre el rol de la sociedad, pero me parece que el trabajo que tenemos que hacer es individual. Nadie quiere leer un sermón sobre lo que debería hacer ‘la sociedad’. Lo que necesitamos son principios para estar mejor. Y digo ‘principios’ en un doble sentido: que cuando yo lea estas frases escritas que parecen de lugar común me dé espacio para asimilarlas como algo trascendente, que sean la punta del hilo de mi propia reflexión filosófica donde empiezo a encontrar respuestas existenciales creativas, me hago responsable de la realidad en la que vivo y de la actitud con la que me relaciono».

Vladimir Merchensky

Es uno de los principales exponentes de la acuarela contemporánea de Argentina. Nacido en Venezuela 1978, con una primera infancia en Brasil, y viviendo en nuestro país desde los ocho años, pinta acuarelas desde su infancia. Fue galardonado por la France Artiste Community en el Festival Fabriano in Acquarello en Italia y recibió un premio a la acuarela contemporánea en la Bienal de Pakistán. Pintó e ilustró para el Fondo Mundial, Absolut Vodka, el bus turístico de Buenos Aires y la Comisión Europea. Ha sido jurado de selección y curador. Autor del diseño curricular de una carrera en Arte. Realizó exposiciones en Centro Cultural Recoleta y Malba entre otros. Obtuvo cinco reconocimientos internacionales. De sus obras destaca un tarot imaginario de 78 naipes, campañas de vía pública para el Ministerio de Cultura porteño y el arte de tapa del álbum Espejos de la estrella del rock argentino Ciro Martínez. Ha dictado clases en varias universidades, como el IUNA (Instituto Nacional de las Artes), la UBA (Universidad de Buenos Aires) y la Universidad de Palermo, compaginando la docencia con la dirección de su escuela de acuarela, Tanta Tinta, la primera de Buenos Aires dedicada a esta técnica. Pendulando entre el carácter ilustrativo y el plástico, cuestiona el uso tradicional y redundante de la técnica proponiendo potencia lúdica, aleatoriedad, mixturas con tintas, efectos químicos, veladuras de color saturado –herencia de su maestro Carlos Gorriarena– y sombras de intenso contraste. Inspirado en el gradiente de línea de Xul Solar y textos de Christian Metz, Rudolph Arnheim y Donis Dondis, redacta material didáctico que comparte con otros maestros, buscando ampliar el abanico expresivo de esta técnica. Artistas de la talla de Pablo Solari, Vivi Barone, Sol Storni y Gabriel Baloriani eligen su taller para profundizar en el manejo de la acuarela. Ha presentado sus obras en festivales alrededor del mundo.

«Urbino nocturno» (2020). Acuarela sobre papel de algodón.
«Musur» (2018). Acuarela sobre papel Archer.
«La muchachada» (2017). Acuarela y tinta china sobre papel de algodón.
«El violinista» (2018). Acuarela sobre papel artesanal.
«El hombre que calculaba» (2015/17). Tintas y acuarela sobre papel de algodón.
«Biodicea II» (2019). Tinta y acuarela sobre papel Guarro.

Compartir

Autor

Raúl Bertone